26 de abril de 2011

RICKY MARTIN, EL PERRITO Y LA MERMELADA


Hola, niños y niñas y pokémons...

Como ya sabéis, tito Planck es un alienígena que, al igual que los tampones, está ahí para ayudar y para absorber todas vuestras dudas e inquietudes, y es por eso que no me gustaría retirarme al W.C. sin antes despejar la bruma que rodea a uno de los misterios más grandes que ha perturbado a vuestra raza desde que el hombre caminó erguido para poder coger una lata de cerveza del estante de arriba del frigo. Hoy descubriremos qué ocurrió de verdad en la enigmática leyenda urbana de Ricky Martin, el perro y la mermelada. TOMA YA. Ponte cómodo que lo que viene a continuación es tan fuerte que con toda probabilidad de aquí en adelante tendrás que hacer tus necesidades con lavativa.

Antes de meternos de lleno en este relato de perversión y de perros en celo, os explicaré en muy pocas palabras lo que es una leyenda urbana (más que nada para aquellos que no se enteran y que están en el mundo porque tiene que haber de tó). Una leyenda urbana es una historia generalmente increíble que cobra fuerza pasando de boca en boca y cuyo origen y verosimilitud no quedan nunca claros del todo. Algunos ejemplos de leyendas urbanas son la criogenización de Walt Disney o la propia existencia de Paquirrín, por citar tan solo dos.

Aclarado esto, vamos a meternos de cabeza en este misterio de hoy que titularemos: “Mami qué será lo que tiene el perro”. Are you ready?


El Lugar

La casa de los Fernández.

La Hora

La hora de la novela. Cuatro de la tarde o así. Poquito más tarde, si acaso.

Los Hechos

Ricky Martin está metido en el armario (y no es metafórico) de la habitación de una muchacha llamada Vanesa. Aquello está atestado de ropa y huele bastante bastante a humedad. Vamos, como el Bershka a las 8 de una tarde cualquiera. ¿Y qué hace nuestro joven cantante en semejante escondite? Os preguntaréis. La respuesta es que el pograma de Antena 3 Televisión "SORPRESA, SORPRESA" lo ha preparado todo para que, en el momento indicado, Ricky salga del armario (insisto, no es metafórico) y le de un sorpresón a una de sus mayores fans: la Vane.

Dentro del armario hace calor. Mucho calor. Ricky Martin suda más que Mathew Fox en “Perdidos”. De repente, se oye el sonido de la puerta de la habitación. Parece ser que la Vane ha llegado a casa y está entrando en su cuarto. Tararea "Baby" de Justin Bieber. Ricky maldice en voz baja. “Cállate la boquita”, le dicen al cantante por el pinganillo.

La zagala entra en la habitación y cierra la puerta tras de sí. Un jadeo monótono avisa de que su perro la acompaña. Por el resquicio del armario Ricky Martin puede ver que el perro es un cruce entre un caniche y un Uruk-Hai. Un cani-hai, podríamos llamarlo. Es feo de cojones, eso no hace falta que lo diga yo.

Vanesa trae los avíos para merendar. En una bandeja del IKEA trae un Bifrutas Tropical, dos piezas de pan de molde y, en efecto, un bote de 2 kilos de mermelada del Mercadona. Parece que se va a poner hasta arriba la tía. El perro mueve la cola, muy animado. Se masca la tragedia…

Lo que ocurre a continuación solo podría salir de la mente de Wes Craven o de Pedro Almodóvar. Para evitar susceptibilidades, me limitaré a escribir algunas palabras que bien podrían definir la situación sin caer en la bajunez ni perder la elegancia propia de este blog:

Mermelada – Perro – Untación – Chocho – La Vane – Lametón – Guarrerida – Canichefilia – Porno – Cómetelo todo – Bifrutas Tropical – Tropezones - ¿Repetimos? – Cómete el pollo, Andreíta – Orgasmatrón – Placer – Muy fuerte me parece…

Ricky Martin no puede más. Da un manotazo y se quita de encima las ropas que se le han enredao al cuerpo (no sin antes guardarse en el bolsillo un par de sujetadores que le han parecido “muy monos”). Sale del armario de un empujón y ¡Cataplof! Se hace el silencio en la habitación.

La Escena

Ricky paralizado del horror que ven sus ojos. Vanesa y el cani-hai acostados en la cama. El perro se está fumando un cigarro. Malboro para más señas. Importante el dato.

RICKY MARTIN: ¿Qué… qué cojones está ocurriendo aquí?

VANESA: ¡Nos amamos! ¡Y ni tú ni nadie va a impedir que nuestro amor triunfe!

RICKY MARTIN: ¿Cómo?

VANESA: ¡Y vamos a casarnos! Por la iglesia, como Dios manda.

PERRO: ¡Guau, guau!

RICKY MARTIN: ¿Estás segura de lo que dices, niña?

VANESA: Yes.

RICKY MARTIN: ¿Y tú también, perro?

PERRO: ¡Guau!

RICKY MARTIN: Entonces, por el poder que me ha sido concedido, y por el poder de Greiscol, yo os declaro marido y mujer. Puedes untarle mermelada a la novia.

VANESA: Gracias de corazón, señor desconocido que acaba de salir de mi armario. ¿Te quedas a merendar?

Epílogo

Y así fue como nuestro cantante favorito heterohomosexual unió en santo matrimonio a dos amantes que habían luchao contra viento y marea por permanecer juntos. Años después la cosa se torcería ligeramente (la Vane se marchó con un negrazo y el perro tuvo un desliz con César Millán, el encantador de perros, muy encantador el hombre), pero aquella tarde Ricky Martin aprendió que, cuando el amor es verdadero, puede con todo.

Por último

Pese a que la organización del programa "SORPRESA, SORPRESA" ha ocultado todo este tema a ojos del mundo, en las oficinas de Antena 3 Televisión todavía puede encontrarse (si se busca bien) el vídeo de aquel encontronazo entre Ricky Martin, el perro de marras y la mermelada y, lo que es más interesante, la cinta con el viaje de novios de la Vane y su marido. Precioso. Para tenerlo en DVD, vamos.


Nace una ilusión...
Tiemblan de emoción...
Beeella y beeestia sooon...
 

11 comentarios:

  1. pana que locura esta entrada, si la lee el ricky se va de nalguillas
    semper fi
    SC

    ResponderEliminar
  2. @ SolidCaim: Ricky Martin no hase falta que lea nada... ¡Él es er protagonista! ¿quién va a saber mejón que él lo que pasó?

    Un saludo alienígena ;)

    ResponderEliminar
  3. Hay que ver... la Vane era una adelantada a su tiempo, cantando el baby del bieber (o cerrilla andante, según prefiera) antes de que este naciera. Ha sido usted muy fino y sutil a la hora de narrarnos el momento más duro y chocante del relato, me pongo de pie y le aplaudo, los del sálvame deberían tomar ejemplo.
    No me extraña que el caniche tuviera una aventura con Cesar Millan, el tío debe ser una máquina para mantener contento a ese harén perruno que tiene en su casa y del cual presume en cada capítulo de su programa.

    ResponderEliminar
  4. @ Sr Nocivo: Era un tema mu escabroso y mi labor no ha sido otra que narrarlo con la mayor exquisitez posible. Hacerlo asequible pa niños y mayores, vamos.

    Un saludo alienígena ;)

    ResponderEliminar
  5. Si un perro puede casarse y gustar a una fémina, yo también.

    ResponderEliminar
  6. Jajajajajajaj contigo ALUCINO PEPINILLOS!!!!

    ResponderEliminar
  7. Planck contesta:

    @ DDmx: ¡Que vivan los perros!

    @ Ana Pepinillo: ¡TOMA YA!

    Un saludo alienígena ;)

    ResponderEliminar
  8. Buenisimo xDDD

    Espero que sea una experiencia personal tuya... porque sino no me explico como se te puede ocurrir semejante cosa xDDDDD

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  9. Ay este Ricky... que majo es en el fondo, si el puede salir del armario despues de tanto tiempo, porque no podia la Vane amar a su perro de esa forma tan... escandalosa y asquerosa si, pero es amor despues de todo. Y contra el amor no se puede luchar. Ay, que romantico todo...

    Ya en serio, esta leyenda urbana de zoofilia tan asquerosita no se de donde salio, pero sento fatal a Ricky Martin, que paso varios años sin venir a España por el numerito. Y por cierto... Walt Disney no esta criogenizado, no señor. Muy al contrario, el creador de Mickey Mouse y otros personajes entrañables fue incinerado y despedido por su familia en una ceremonia intima, a pesar de su fama. Hace tiempo descubri por ahi una pagina muy interesante, que analiza todo tipo de leyendas urbanas. Lo malo para los que no sepais es que esta en Ingles, pero os dejo por aqui el link por si alguno queries entrar http://www.snopes.com/

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena, Plank: Has relatado el momento más escabroso con mucha delicadeza a la vez que eficiencia.

    Ahora entiendo porqué Ricky Martin se decidió a salir del armario de una vez por todas y no volver a meterse en él ni harto de vino.

    ResponderEliminar
  11. Planck contesta:

    @ Bojan: La historia la sé porque er perro es pariente de un primo lejano mío y tal...

    @ Nerea: Lo de las leyendas urbanas es mu curioso. La última que me contaron fue esa de la familia que tenía una serpiente de mascota y, cada mañana, er pequeño de la casa se despertaba con er bicho tieso al lado de su cama. Cuando le preguntaron al veterinario que por qué la serpiente hacia aquello tan raro, er tipo contestó que lo que trataba era de medir al niño pa averiguar si podía engullirlo. En serio, me lo contaron y se me quedó er cuerpo malusquillo...

    @ La Guionista Reflexiva: Grasias. Sabéis que la elegansia y er saber estar es una de las máximas de éste vuestro bló ;)

    Un saludo alienígena y no abuséis de la mermelada.

    ResponderEliminar